Productos de huevos y dietética

Deja un comentario

La contribución en ácidos grasos esenciales, naturalmente protectores contra las enfermedades cardiovasculares, que obtiene huevos y ovoprodutos, garantiza un excelente equilibrio alimentario. Alimentos dietéticos por excelencia, a menudo son preconizados por los nutricionistas en el marco de regímenes alimentarios para sus virtudes.

Los lípidos:

Los lípidos de la yema de huevo de huevo se identifican bajo dos formas: bajo forma compleja por asociación con proteínas para formar las lipoproteínas de baja densidad (LDL), esté bajo la forma libre.
El huevo es de 96% digestible!

Muy ricos en ácidos grasos esenciales dichos omega-3, el consumo de huevos u productos de huevos previene enfermedades cardiovasculares. Obtiene un equilibrio alimentario ventajoso. En particular, por lo que se refiere a la lecitina que, a un papel protector frente al colesterol.

El colesterol:

El colesterol es sintetizado al 80% por nuestro organismo y el huevo, contrariamente a las ideas preconcebidas, no puede causar por sí solo un exceso de colesterol. El colesterol es absolutamente indispensable para la vida: todas las membranas biológicas celulares contienen. En el organismo, el colesterol constituye el núcleo básico de numerosas hormonas tan indispensables que y variadas.

Las distintas clases de colesterol:

Distinguimos dos clases de colesterol: el colesterol alimentario y el colesterol sanguíneo.

En realidad, el colesterol proporcionado en la sangre presenta un origen doble. Está a favor de la mayor parte producto por el propio organismo (para el día 2/3 del colesterol sanguíneo total) y sólo procede para una escasa parte de la alimentación (1/3 que permanecen). Cuando las contribuciones alimentarias aumentan, la síntesis realizada por los órganos disminuye, la del hígado principalmente.

La mayoría de los temas reaccionan bien relativamente al colesterol de su alimentación. En efecto, cuanto más absorben colesterol, menos el organismo sintetiza, de ahí el nivel relativamente constante del tipo sanguíneo, a condición de no realizar excesos o desequilibrios alimentarios. El colesterol sanguíneo es pues muy “diferente” del colesterol alimentario pero sigue siendo una sustancia indispensable para la vida. Es pues normal encontrar en todas las células del organismo y en la sangre que lo transporta. Está también presente en la materia grasa de la leche, y también en la de las carnes, de los pescados y por fin de los huevos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>